Cuando yo caiga

«Cuando yo caiga, como fruto maduro del árbol de la vida,
dejadme allí mismo, donde yo caiga,
para que me abrace el sol y el viento y la luna
que la vida me devore, dentellada a dentellada.
Que cada uno recoja el amor que me dio:
la luz, su luz; el agua, su agua;
la tierra, su ceniza; su espíritu, el viento.
Que coja cada uno… lo que le corresponda.
Pero que no me oculte la codicia humana
en la mazmorra de los muertos, en una jaula sagrada
aferrada a un recuerdo, llorando como un niño
que no quiere devolver lo que se le prestó. (…)

Así, cuando yo caiga, dejadme caído
para retomar a la vida allí donde yo caiga.»

– Ramón Sampedro (falleció el 12 de enero de 1998)

Mar Adentro

Mar adentro, mar adentro.
Y en la ingravidez del fondo
Donde se cumplen los sueños
Se juntan dos voluntades
Para cumplir un deseo.

Un beso enciende la vida
Con un relámpago y un trueno
Y en una metamorfosis
Mi cuerpo no es ya mi cuerpo,
Es como penetrar al centro del universo.

El abrazo más pueril
Y el más puro de los besos
Hasta vernos reducidos
En un único deseo.

Tu mirada y mi mirada
Como un eco repitiendo, sin palabras
“más adentro”, “más adentro”
Hasta el más allá del todo
Por la sangre y por los huesos.

Pero me despierto siempre
Y siempre quiero estar muerto,
Para seguir con mi boca
Enredada en tus cabellos.

Anúncios

Deixe uma Resposta

Preencha os seus detalhes abaixo ou clique num ícone para iniciar sessão:

Logótipo da WordPress.com

Está a comentar usando a sua conta WordPress.com Terminar Sessão / Alterar )

Imagem do Twitter

Está a comentar usando a sua conta Twitter Terminar Sessão / Alterar )

Facebook photo

Está a comentar usando a sua conta Facebook Terminar Sessão / Alterar )

Google+ photo

Está a comentar usando a sua conta Google+ Terminar Sessão / Alterar )

Connecting to %s