Intelecto segundo Aristóteles

«Puesto que en la Naturaleza toda existe algo que es materia para cada género de entes -a saber, aquello que en potencia es todas las cosas pertenecientes a tal género – pero existe además otro principio, el causal y activo al que corresponde hacer todas las cosas -tal es la técnica respecto de la materia – también en el caso del alma han de darse necesariamente estas diferencias. Así pues, existe un intelecto que es capaz de llegar a ser todas las cosas y otro capaz de hacerlas todas; este último es a manera de una disposición habitual como, por ejemplo, la luz: también la luz hace en cierto modo de los colores en potencia colores en acto. Y tal intelecto es separable, sin mezcla e impasible, siendo como es acto por su propia entidad. Y es que siempre es más excelso el agente que el paciente, el principio que la materia. Por lo demás, la misma cosa son la ciencia en acto y su objeto. Desde el punto de vista de cada individuo la ciencia en potencia es anterior en cuanto al tiempo, pero desde el punto de vista del universo en general no es anterior ni siquiera en cuanto al tiempo: no ocurre, desde luego, que el intelecto intelija a veces y a veces deje de inteligir. Una vez separado es sólo aquello que en realidad es y únicamente esto es inmortal y eterno. Nosotros, sin embargo, no somos capaces de recordarlo, porque tal principio es impasible, mientras que el intelecto pasivo es corruptible y sin él nada intelige.»

– Aristóteles, Acerca del alma, Libro Tercero, V.

.

«Aristóteles analisa a vida do intelecto em três momentos interdependentes. O primeiro momento, que Aristóteles chama de o intelecto possível, ou passivo, é um universo de inteligibilidade virtual que o fundador do Liceu compara a uma capacidade ou a um órgão de “visão” intelectual.

O segundo momento, que Aristóteles chama de o intelecto agente, é a causa eficiente da cognição simbólica. O intelecto agente é comparado por ele a uma luz intelectual capaz de excitar a visão simbólica. Considera este intelecto “separado” do restante da alma. O regozijo primordial do intelecto agente é, na verdade, segundo o filósofo, independente das sensações e das imagens particulares oriundas da alma sensitiva, da mesma forma que é independente da receptividade do intelecto possível.

O terceiro momento, que Aristóteles chama de intelecção, ou o inteligível em ato, resulta da atualização do intelecto possível pelo intelecto agente. É o processo cognitivo efetivo que nasce da onda de luz intelectual e do órgão sensível a essa onda».

Pierre Lévy, Revista FAMECOS, 33, Porto Alegre, Agosto de 2007, p. 13-20.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s